Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Comienza a funcionar paulatinamente el Comedor Emilia Gamelin

El día 22 de marzo el comedor Emilia Gamelin comenzó un reinicio paulatino de su funcionamiento. Originalmente se planificó repartir alimento a personas en situación de calle los días lunes y jueves, pero debido a las restricciones por la reciente cuarentena, se ha optado por la entrega solo los días lunes.

Las hermanas de la comunidad formativa de San José, en coordinación con Hna. María Antonieta Trimpay, superiora provincial, son actualmente las responsables de la organización y entrega de la comida, que se realiza en bandejas individuales para llevar.

A la reapertura el primer día sólo llegaron cuatro personas, por lo que las hermanas decidieron salir a entregar los alimentos a quienes se ubican en el Parque Balmaceda, en Avenida Providencia, cercano al Comedor. Así, las hermanas también pudieron correr la voz de que el comedor se encontraba repartiendo comida nuevamente un día a la semana. Debido a esto, cada lunes llegan más personas a retirar sus bandejas.

“Ellos se van felices y se sienten escuchados. Ahí mismo hemos ido conociendo sus historias y necesidades”, nos cuenta la Srta. Fabiola Reyes, novicia de la Provincia Bernarda Morin. “Por la pandemia y la cuarentena se generó que todo se cerrara, pero nadie pensó en las personas que viven en la calle. Muchos de ellos no tienen donde lavarse ni ducharse. Así que en algunos casos también llevamos útiles de aseo a algunas personas que nos pidieron ayuda”, agrega.

“Lamentablemente, la dignidad de quienes no tienen un lugar fijo donde vivir se ve habitualmente atropellada”, comenta también la novicia, “ya que se retiran sus colchones o carpas desde lugares públicos, terminando muchas veces en la basura. Es una realidad fuerte que estamos viviendo y es imposible quedarse ajeno a esto. Es por eso que, aunque sea solo un día a la semana, intentamos entregar lo mejor y más digno que puedan recibir. Dios está presente en cada uno de ellos y no podemos estar ajenas a este Dios que se nos presenta en nuestros hermanos y hermanas”.

Agradecemos que de a poco se haya podido retomar el funcionamiento de esta obra y damos gracias especialmente a las hermanas que entregan este feliz servicio.