Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Mi bella experiencia con la Pastoral Providencia de Maipú

ExperienciaCabecera

Por Karina Hernández P.

Hace casi dos años fui invitada a una «Mesa del Rey» sin saber de qué se trataba. Quedé encantada. ¡Cómo personas entregan su tiempo y dedicación a los más pobres! Desde ese momento fui Amiga de las Asociadas Providencia hasta el día de hoy.

Nuestro grupo no había realizado ninguna actividad en ayuda al hermano más necesitado este año, así que decidimos salir a la calle, destino Renca, Parroquia  María Misionera. El sábado 22 de agosto llegó el momento de trabajar en equipo. Temprano nos dirigimos a Renca con el propósito de dar almuerzo a 50 abuelitos. Creí que sería agotador, pero al contrario, parece que al pasar las horas teníamos más energía.

Cuando empezaron a llegar los abuelitos fue muy emocionante. Cada uno de ellos llegaba con una historia diferente, sobre cómo les costó llegar a la capilla, que si podían entrar porque no llevaban su invitación, etc.

Personalmente, compartí el almuerzo con algunos y algunas abuelitas. Una de ellas estaba en silla de ruedas, vivió en Maipú y ahora estaba con su hermana en Renca. Me contó que tenía anemia y un problema severo en los huesos, era muy delgada. Otra abuelita habló de su hijo, que era lo más grande que Dios le había dado. “Hay que sembrar en buen terreno”, me dijo.  Cómo no recordar cuando el Padre Christian pregunta “¿Qué es la Providencia de Dios?” y la señora Flor, como le puse yo, dice mientras le cuesta mucho hablar: «la Providencia de Dios es cuando ayudan a los más pobres». No sé si fue el tono o el modo, pero me conmovió mucho.

También conocí a Jeanette , es una niña Dawn que colabora de acólita ¡Qué persona más linda! Andaba con su papá, quien fue, por cierto, el único varón que  asistió.

Toda esta experiencia fue muy gratificante. Aprendí mucho: de la experiencia y de la bondad. Nos unimos en armonía y dedicación a trabajar con personas que no habíamos conocido antes y fue grandioso. Aprendí que en cada uno de estos abuelitos está presente Jesús.

Karina Hernández P.
Asociadas Providencia Maipú.