Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Testimonios sobre el Encuentro Internacional Virtual de Asociadas y Asociados Providencia


Testimonio de Fresia Flores Arqueros, Asociada Providencia de Vicuña y parte del comité organizador del Encuentro Internacional

Qué gran bendición de nuestro Padre Providente es el haber tenido la oportunidad de ser parte de este generoso regalo del Consejo de las Hermanas de la Providencia, dirigido por la hermana Karin, pudiendo participar en este Encuentro Internacional de los Asociados Providencia (AP) de manera digital o virtual.

Desde que fui convocada por la hermana María Antonieta y el Consejo que ella dirige de la Provincia Bernarda Morin, he sentido la presencia generosa de la mano de nuestro creador en todo el proceso de preparación de este encuentro. Fue una gran experiencia ver cómo el Espíritu se manifestó en cada día, desde lo internacional, intergeneracional, intercultural e interdependiente, con el arduo trabajo de cada equipo de las diferentes Provincias que conforman la Congregación de las Hermanas de la Providencia, formados esto equipos por hermanas y Asociados de diferentes culturas, idiomas, realidades y continentes. Todas y todos hicieron arder la llama de la Providencia en este tiempo marcado por una pandemia que no se termina, pero que nos ha enseñado a renacer en el espíritu y el carisma legado por nuestras fundadoras Emilia, Joseph y Bernarda.

Faltan palabras que puedan expresar fehacientemente que lo vivido es una gran impronta en nuestros débiles corazones, una impronta de amor, de sencillez, de misericordia y, por supuesto, de alegría, al ser privilegiados por haber tenido esta única e histórica participación en el Encuentro.

Estoy eternamente agradecida de ser Asociada Providencia y sólo puedo reiterar y dar mil veces las gracias a todos y todas las que fuimos parte de este Encuentro, que superó todas las expectativas de equipo. Cada uno de los que estuvo escuchando, mirando o exponiendo temas salió fortalecido o fortalecida, además de convencido o convencida de que los Asociados Providencia somos una llama que no termina hoy, sino que sigue para poder ser servidoras y servidores de este amor Providencia que hace tanta falta a nuestro mundo de hoy.

Es cierto, los Asociados solos no somos nada, hemos formado un equipo con las Hermanas de la Providencia. Gracias hermanas por habernos dado la posibilidad de conocer a sus fundadoras y de ser parte de las vivencias, las emociones, los sufrimientos y los dolores de cada una. Las queremos mucho, hermanas. Sigamos adelante como un gran equipo y que en un futuro tengamos nuestra Directiva de Asociados Providencia Internacional.

Fraternalmente,

Fresia Flores Arqueros


Testimonios desde la Comunidad AP de Ovalle

Participar del encuentro, conocer a otros Asociados, sus historias y acciones, fue maravilloso y muy motivante. Lo que más me llamó la atención fueron dos cosas: primero, la gran organización y trabajo realizado en el evento, ya que se logró reunir a tantas personas y además en cuatro idiomas de manera perfecta.

Lo segundo fue el permitirnos conocer otras realidades, otras experiencias. Por ejemplo, saber la historia de Nicolás Estrada, quien fue acogido por las religiosas y hoy es director de la Universidad Providencia en California, establecimiento en el cual se forman profesionales de Arte, Ciencia y Salud, en donde prestan servicios varios grupos de AP para una entrega de amor, con el carisma y sello Providencia, siempre ayudando a quienes lo necesiten. Ellos realizan acciones como despensas y confección de medallas de Madre Emilia a beneficio de la comunidad. Además los estudiantes en grupos llevan a cabo diversas acciones sociales.

A pesar de la diferencia de idiomas y culturas, en el encuentro siempre se pudo sentir y transmitir el carisma, el sello Providencia y el servicio al más desamparado en cada uno de los Asociados.

Participar de este encuentro fue muy motivante para seguir sirviendo con más fuerzas. Hay muchas cosas por hacer y ahora con mayor razón debido a la pandemia, hay abandono y muchas necesidades. También es necesario sumar a más integrantes para poder abarcar a más personas y seguir creciendo, llevando el espíritu de servicio al más necesitado.

Mirna Cortés Espinoza, AP y docente del Colegio la Providencia de Ovalle

_____

A pesar de hablar diferentes idiomas, el espíritu providente primó en este encuentro virtual internacional, porque tanto en Camerún, Canadá, Egipto y Ovalle se realizan las mismas acciones, como por ejemplo “La sopa del Rey”. El encuentro fue muy emotivo, ya que pude ver los rostros de las hermanas que conocí cuando viajé a Canadá y que fueron quienes nos recibieron en la gran fiesta de los 175 años de la Providencia en el Mundo. Fue motivante ver, por ejemplo, la existencia de un gallinero providente en Camerún, que fue creado para alimentar a los más necesitados del pueblo, y también todas las experiencias y acciones que personas como nosotras, con el amor a servir, han logrado realizar para continuar con el legado de las Hermanas de la Providencia.

Nelly García Olivares, AP y asistente de la Educación del Colegio la Providencia de Ovalle


Testimonios desde la comunidad AP de Caleta Olivia, Santa Cruz, Argentina

Los días 3, 4 ,5 y 6 de mayo vivimos con gran emoción el Encuentro Internacional Virtual de Asociados Providencia. Realmente fue una experiencia extraordinaria, un regalo del Señor para seguir amando y fortaleciendo nuestro carisma y misión. Nuestro espíritu se vio reavivado por la luz de la llama de la Providencia de Dios. Como Asociados y a ejemplo de nuestras fundadoras Madre Emilie, Madre Bernarda y Madre Joseph, nos sentimos inspirados a continuar sus huellas sembrando el amor, la compasión y la caridad hacia las personas más necesitadas, reafirmando nuestra pertenencia a la familia Providencia.

A continuación, queremos compartir más testimonios de AP de nuestra comunidad de Caleta Olivia:

  • Pude vivir días de profunda fraternidad durante las jornadas del encuentro, descubriendo la riqueza a través de todas las “Íes”, frutos del amor de Dios a nosotros. Si bien es cierto que esta pandemia nos golpea fuerte, también nos permite estar más unidas en las oraciones y en la comunicación: ver y sentir cuántos asociados estábamos participando fue admirable y por sobre todo muy providente. Damos infinitas gracias a Dios y a todas las hermanas y AP que prepararon este “ser portadores de la llama de la Providencia en el mundo” y así nos lo hicieron sentir. Tanto para decir… el encontrarnos, comunicarnos con tantas hermanas que conocemos y que alguna vez nos visitaron, como también con Asociados del mundo, de la Provincia Bernarda Morin, a la cual pertenecemos y que hacía tiempo no nos veíamos. ¡Estoy feliz, con el corazón lleno y agradecido para seguir caminando el Carisma Providencia!
  • El encuentro llegó en el mejor momento, fue una experiencia extraordinaria, única, que llenó mi alma de esperanza y fuerza.
  • Estoy maravillada frente a la tecnología, a la nueva manera de comunicarnos. Esto reaviva la llama de nuestro carisma y misión.
  • El tema me sedujo de inmediato “Portadores de la llama Providencia en Nuestro Mundo”. Portadores para mí implica compromiso, algo intrínseco, propio, sangre de mi sangre; significa sello, parte de mi ser, algo que espontáneamente contagia. Me hace tomar conciencia y vivir la vocación. Llama es el fuego, la vida, es Dios Providencia en nosotros. Se siente, se entrega… “ser Dios Providencia para los otros”. “En nuestro mundo”: Internacional, Intercultural, Intergeneracional e interdependencia. Las cuatro “ies” nos encaminan, nos iluminan y nos hacen profundizar nuestra esencia como Asociado Providencia.
  • El encuentro alimentó nuestra fe, dándonos ánimos para continuar en el camino de servicio que nos legaron nuestras Madres Fundadoras.