Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Asamblea provincial de formación AP: Agua, Vida y Derecho Humano

Por Blanca Gordillo, coordinadora AP de Caleta Olivia.


Los Asociados Providencia nos sentimos muy interpelados y movilizados por el encuentro de Ecología Integral vivido en junio pasado. A diez años del encuentro en Bariloche sobre el agua y la ecología, del que participamos junto a hermanos asociados de Chile, consideramos que era tiempo de preguntarnos cuánto hemos crecido en nuestro compromiso de defensa de la ecología, si avanzamos o retrocedimos respecto del cuidado del planeta, del agua, de sus recursos y de la ecología en general.

Este encuentro de formación de octubre, titulado “Agua, Vida y Derecho Humano”, fue organizado por los Asociados Providencia de Caleta Olivia. Estuvimos trabajando más de dos meses en su organización. Todos muy comprometidos. Contamos con el aporte de distintas entidades de la localidad que nos aportaron videos y muchas investigaciones que se estuvieron realizando en todo este tiempo, porque esta es una zona donde la crisis hídrica es muy preocupante, sumado a la sequía que también nos está azotando.

El encuentro fue el día 23 de octubre, de 16 a 18 horas. Participaron aproximadamente 50 personas. Ponemos más o menos esa cantidad porque a veces había 46 o 48, pero, por ejemplo, acá en Caleta Olivia éramos 14 y aparecíamos en pantalla como una sola conexión. En el Bolsón, otro lugar de la Argentina, había 3 personas. Así que aproximadamente participamos unas 50 personas.
Lo único que pretendimos con este momento de reflexión es que tomáramos conciencia de que no estamos ajenos a lo que pasa en el mundo respecto del agua y su escasez y, por sobre todo, entender que todo esto que hemos recibido es un verdadero regalo de Dios, por lo tanto tenemos que ser buenos administradores y estar muy agradecidos, asumiendo la responsabilidad de cuidar la creación.

Sabemos que el agua es vida, que es un derecho humano, que es importante que cada uno pongamos nuestro granito de arena para que entre todos hagamos un mundo mejor. Cuidar los recursos de nuestro planeta es cuidarnos a nosotros mismos, es cuidar nuestra casa común.

La primera parte estuvo a cargo de María Angélica Coñuecar, una Asociada Providencia de Caleta Olivia, que hizo un enfoque muy interesante sobre el agua y la creación, y el cuidado que debemos tener. Se leyó el Salmo 104. La lectura la realizó un joven que está asistiendo al grupo de Asociados Providencia.

Seguidamente, se hizo un enfoque muy exhaustivo de la situación mundial, nacional y especialmente local, sobre lo que sucede con esta crisis hídrica que a nosotros nos afecta profundamente. Estos 40 minutos estuvieron matizados también con videos, muy bien realizados, y el aporte del testimonio de una asociada Providencia que calca la realidad de Caleta Olivia, que es bastante acuciante. También visitamos la casa de una familia que atendemos, que vive en las afueras de la ciudad, y que no tienen red de gas. Realmente un testimonio bastante fuerte.

La segunda parte estuvo a cargo del Hno. Rolando Camino, monje agustino eremita, a quien conocemos mucho y que fue trasladado ahora al norte de nuestro país, a Paraná, en la Provincia de Entre Ríos. Desde allí tocó el tema “El agua como transparencia e ícono del misterio”. Muy interesante. Es un sacerdote que conocemos mucho, ha estado siempre muy cerca de la Providencia y conoce la obra. Ha venido varias veces a Caleta Olivia a darnos encuentros de formación. No une un profundo cariño. Es muy conocedor de la Espiritualidad y la Misión de la Providencia.

A continuación, se hizo una pregunta y se recibió el aporte de Asociados de Chile. Fue muy interesante todo lo que se dijo, dándonos cuenta de que todos estamos pasando por una situación similar. El problema es grave y cada uno de nosotros tenemos una misión que cumplir en el cuidado del planeta y en esta crisis ecológica.

Concluyó el encuentro con la Santa Eucaristía, que estuvo a cargo de nuestro Párroco Humberto Ramírez, sacerdote diocesano que está muy cerca nuestro, siempre nos acompaña a los encuentros y aparece en ocasiones en nuestras comunicaciones virtuales. La Eucaristía fue muy emotiva. El tema de la lectura principal fue Jesús y la samaritana, así que nos sacudió bastante con su explicación y homilía.

Por último, el sacerdote hizo una bendición a packs de agua mineral para que la distribuyamos entre el hogar de ancianos, en los lugares donde no hay agua corriente y en los merenderos. Así que tenemos esa misión.

Realmente todo el encuentro fue una experiencia maravillosa. Si bien teníamos nuestros temores, porque lo virtual es algo que estamos experimentando solo en este tiempo y se hace un poquito pesado, pero nosotros contamos con un asociado, Julio Romero, que tiene todos los aparatos necesarios y él es quien nos va enseñando y dirigiendo en estas comunicaciones.

Enviamos un agradecimiento especial a todos los que participaron, a todos los que colaboraron para que este encuentro sea una realidad. A Hna. Gloria García especialmente, por su apoyo incondicional, que nos acompañó todo este tiempo. Para nosotros su presencia es muy importante, porque acá hace muchos años que se fueron las Hermanas de la Providencia, así que cada vez que tenemos una comunicación con ellas nos llena el espíritu y nos cargamos de fuerza para seguir adelante.

También agradecemos al Padre Rolando Camino que nos acompañó desde Paraná, a nuestro párroco Humberto Ramírez por su gran disposición. También a una amiga de la Providencia, Zulma, que nos edita los videos, y a todos los Asociados y a toda la Familia Providencia, que nos acompañaron desde distintas localidades de Argentina y Chile.