3 de abril de 2017 – Con palabras de nuestras hermanas Teresa Rubio y Pabla Vargas, el diario La Estrella de Valparaíso publicó una nota en que da cuenta del interés por la restauración de nuestro Templo ubicado en calle Hontaneda de la ciudad puerto, el que se encuentra en un estado de gran deterioro producto de los daños recibidos por varios terremotos.

Además de repasar un poco la historia de nuestra Congregación, la noticia también se centra en la vida de nuestra hermana Pabla, quien este año cumplió sus bodas de diamante.

El mismo diario unos días antes ya había publicado una pequeña nota sobre la posible restauración, la que fue también publicada en el sitio web de Radio Festival. En ella se contaba acerca de la visita al Templo por parte de la Comisión de Patrimonio del Consejo Regional (CORE) y el Consejo de Monumentos Nacionales. En el recorrido se detectó el “enorme deterioro de la estructura”, cuenta La Estrella, agregando que “el trabajo ya está en marcha”, aludiendo a que en el corto plazo se trabajaría en una limpieza del recinto y en un “proyecto de conservación para evitar que se siga dañando el edificio histórico”; y, finalmente en “un plan de reconstrucción”.

Te invitamos a leer las notas completas:
___________

Hermanas piden restaurar histórico templo del Almendral

La construcción, que data de fines del siglo XIX, fue destruida por el terremoto de 2010.

Sebastián Mejías Oyaneder – La Estrella de Valparaíso.

A los pies del cerro Merced, en el corazón del Almendral, se encuentra una arquitectura que muchos creen abandonada. Un templo y una casona, fundadas a fines del siglo XIX, que se han mantenido firmes, como una suerte de bastión que mantiene vigente el espíritu del puerto, ante acontecimientos terribles, guerras, hambre y catástrofes.

Desde que las Hermanas de la Providencia llegaron, desde Canadá, a Valparaíso en el año 18581, han pasado por todas. Como cuando, en plena Guerra del Pacífico, hicieron las veces de enfermeras de los caídos en Perú y Bolivia.

“En los primeros días se espantaron las hermanas de tanto sufrimiento. Las tenían con el alma traspasada, perdieron el sueño y no podían pasar alimento, pero luego Dios las confortó y ninguna quiso dejar su puesto”, así cuentan las crónicas de la época el caos vivido en ese templo en la guerra.

Hoy es poco lo queda de la agitación de aquellos años. Ya casi no existen vocaciones a lo largo de Chile, son muy pocas las jóvenes que quieren ser monjas, contadas con los dedos de una mano. “Un punto negativo de este país es la desigualdad entre ricos y pobres, además del interés que se tiene por aparentar”, cuenta la madre Teresa Rubio, una de las cuatro hermanas de la Providencia que hay en Valparaíso.

El estado del templo es lo peor de todo. Si el terremoto de 1985 lo dejó inhabilitado para el culto, el 27F arrasó con casi todo lo que había dentro de él. Lo único que quedan son un par de reliquias religiosas, algunos muebles y un par de vitrales con imágenes de la vida de cristo, que lograron sobrevivir a las inclemencias de la naturaleza.

Pabla Vargas, otra de las hermanas del templo, recuerda con emoción el tiempo en que viajó a la ciudad y conoció, de primera mano, la belleza del templo. Cuando la trasladaron desde Ovalle, en enero de este año, quedó sorprendida ante el abandono en el que se encuentra. “No me gusta entrar ahí porque está inmundo. Todo lleno de polvo y de palomas muertas”, enfatiza la madre Pabla.

En consecuencia, luego de la visita de una canadiense que quiso conocer las raíces de su país en el puerto, decidieron moverse por la recuperación del templo y acercarse al Consejo de Desarrollo Patrimonial de la Región de Valparaíso, con el objetivo de cambiarle la cara a la arquitectura.

Como primer paso lo que ellas piden es sencillo, sólo quieren reparar la fachada del templo, cerrar las entradas que aprovechan las palomas y mantener la limpieza.

Labor de hermanas

Sesenta años cumplió, este año, la madre Pabla Vargas como miembro de la congregación de las Hermanas de la Providencia. “Cumplí las bodas de diamante en mi matrimonio con el señor”, sostiene. A los 29 años decidió dar su vida por esta organización fundada por la religiosa canadiense Emilie Gamelin en 18502. Con los noventa años recién cumplidos esta “monjita” aún se mantiene activa. Estudia violín, lee constantemente y es considerada como una mujer ordenada y letrada por aquellos que ahí trabajan.

“Pagué para que amaran siempre a los pobres y para que la paz y la unión se consumaran siempre entre ustedes”, así reza uno de los tantos mensajes que hay en el lugar. Su foco, dicen, son los más desposeídos.

Las hermanas de la Providencia basan su trabajo en proclamar que Dios es un buen padre y que el cielo está hecho para los débiles y los humildes.

Notas aclarativas:

1: Nuestra llegada a Valparaíso ocurrió el año 1853.
2: La fundación de nuestra congregación fue en 1843.


___________

Al rescate de Valioso e Histórico Templo de Valparaíso

Silencioso, lleno de polvo y grietas, como queriendo pasar desapercibido entre las nuevas edificaciones. Incluso, muchos porteños que caminan por fuera no logran captar su presencia, pero ahí está. Imponente y majestuoso pese al efecto de los años. Es el Templo Hermanas de la Providencia, ubicado en Calle Hontaneda, pleno corazón del Barrio Almendral de Valparaíso.

Sus enormes muros, cúpula, sacristía y casa parroquial construidas en 1853, hoy están casi abandonadas. Pero contienen historias increíbles de la ciudad. Allí nació el primer hogar de niños abandonados o huérfanos. La hermana Teresa Rubio, a sus 83 años aún se sorprende al recordar el pasado. “La nobleza de muchas personas que colaboraban siempre unidos por el amor a los niños huerfanitos, más que por el templo, porque antes era muy común encontrarse con niños así por la mentalidad de la sociedad, entonces los niños que se tenían fuera del matrimonio terminaban acá”.

Para la religiosa, el templo tiene un gran valor para la historia de la ciudad, incluyendo la época de la Guerra del Pacífico desde 1879. “Cuando esta casa parroquial tuvo que acoger heridos de todos lados. Y en un momento ya no había donde meter a más. Se ve reflejada la sociedad de Valparaiso en esos años y cómo el templo funcionó como una especie de Cruz Roja”.

Por eso la congregación recibió con tan buenos ojos la visita de la Comisión de Patrimonio del CORE, encabezados por Manuel Millones, junto al Consejo de Monumentos Nacionales. Recorrieron el templo detectando el enorme deterioro de la estructura y las necesidades más urgentes. El terremoto de 2010 y tres grandes incendios a lo largo de su historia, han dejado secuelas.

El trabajo ya está en marcha. Se necesita en el corto plazo un trabajo de limpieza debido a los efectos de las palomas y lluvias; un proyecto de conservación para evitar que se siga dañando el edificio histórico; y, finalmente un plan de reconstrucción. “Nos constituiremos con equipos técnicos de la dirección de arquitectura y el gobierno regional para levantar un proyecto que nos permita hacer una conservación. Este es un templo tremendamente importante para la historia de Valparaíso, además de lo que significa la Congregación de las Hermanas de la Providencia, donde hoy funciona a un costado un jardín infantil con más de 300 niños vulnerables y Hogar para Adultos Mayores. Las hermanas hacen una tremenda obra y no las dejaremos solas”, sostuvo el Consejero Manuel Millones.

La esperanza de la Hermana Teresa comienza a renacer, al igual que podría pasar con un Templo lleno de historia para Valparaíso.

Fuente: Hermanas piden restaurar histórico templo del Almendral, La Estrella de Valparaíso. Al rescate de Valioso e Histórico Templo de Valparaíso, Radio Festival.

Imagen de cabecera de artículo: por Lawenai. CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons.