Madre16 de diciembre de 2013 – La Causa que apunta a la Canonización de nuestra fundadora en Chile, Madre Bernarda Morin, se encuentra avanzando a paso firme. Ya se han redactado dos capítulos de la Positio, tarea que está siendo apoyada por el historiador y teólogo Sr. Fernando Aliaga, quien conoce en profundidad nuestra Provincia, así como la figura de nuestra Madre, y está muy animado con el proyecto, cuenta la Hna. Claudia Vargas, Vice-Postuladora de esta iniciativa.

La Positio es un documento en el que se incluyen, además de los testimonios de los testigos, los principales aspectos de la vida, virtudes y escritos de la Sierva de Dios. Una vez concluido, se pasa a discusión de una comisión teológica, cuyo informe a su vez es revisado en una Sesión Solemne de Cardenales y Obispos que, de aprobarlo, permite que la Congregación lo entregue al Santo Padre, quien puede decretar la heroicidad de las virtudes de la Sierva de Dios para pasar a ser considerada “Venerable”, segundo paso en el complejo camino a la Canonización.

El proceso, que se reabriera en 1995, quedó clausurado el año pasado, al superarse exitosamente el primer paso, que consistía en que Madre Bernarda fuera declarada oficialmente “Sierva de Dios” por la Iglesia Católica.

La Hna. Claudia, quien junto a la Hna. Elvira Letelier, Colaboradora, trabajan afanosamente en sacar adelante esta Causa, agrega que el desarrollo de la Positio es complejo y, considerando la experiencia de otras redacciones de Positios efectuadas en Chile, su culminación tarda aproximadamente 2 años.

Además, cuenta que ambas fueron a entrevistar a Monseñor Bernardino Piñera, Arzobispo que entre otros cargos presidió la Conferencia Episcopal de Chile, así como al Cardenal Jorge Medina, quien además de su destacada labor en la Iglesia chilena ocupó importantes puestos en la Curia Romana. “Sus testimonios son de suma relevancia para lograr nuestra meta”, puntualiza. Es destacable  que ambos expresaron su aprecio y admiración, tanto por la figura de Madre Bernarda, como por sus hijas en Chile, las cuales fueron descritas como caritativas y serviciales.

Finalmente, la Hna. Claudia nos pide a todas las personas que conformamos la familia de la Providencia, que oremos y difundamos la figura de nuestra querida Madre, para que su ejemplo de vida siga animando a muchas y muchos a comprometerse con el Evangelio.