Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Una nueva creación

Por Juan Carlos Bussenius, coordinador del Centro de Espiritualidad Providencia.

Sabemos que llevamos más de cien días en cuarentena y con miles de muertos por el COVID-19 en nuestro país. Además de una larga secuela de fatiga emocional y de graves problemas económicos. El largo confinamiento ha traído miedo y angustia al no poder relacionarnos con los que amamos, acarreando, entre otros males, una estela de violencia intrafamiliar. Estamos temerosos de los “otros” que nos pueden contagiar. La distancia física se ha transformado en distancia social a pesar de los medios sociales y tecnológicos. Quizás ya no nos comunicamos tanto como al principio y se ha enseñoreado nuestro ermitaño. Hay apatía. La desconfianza tan típica de los chilenos se ha extremado. Muchas veces no sabemos qué día es exactamente, ya que van transcurriendo como en una película repetida.

También vamos descubriendo aspectos desconocidos de nosotros mismos o surgen aquellos que teníamos ocultados. De esta manera, se han despertado nuestras dotes culinarias, artísticas e intelectuales. Sabemos vivir con menos, disminuyendo la sed consumista. Hemos podido disfrutar de la lectura y de la música. La solidaridad se ha despertado como la lluvia, tan urgente y vital: han renacido las ollas comunes, surgen las iniciativas de compras para aquellos que no pueden salir, las iniciativas de aseos en lugares comunes de los vecinos y las campañas de ayudas se han multiplicado en nuestro país.

Desde nuestra fe, sabemos que todo lo que sucede está en el ámbito de la Providencia, por lo tanto, tenemos la necesidad de hacer y ser luz en medio de esta impresionante realidad que nos toca vivir. Distinguir los signos del Espíritu desde esta oscuridad pandémica. ¿Qué nos querrá decir el Señor en este tiempo? ¿Cómo sintonizar con su Palabra y a qué nos llama? ¿Cómo atrevernos a vivir comunitariamente de otra manera, ahora que nos hemos dado cuenta de cuánto nos necesitamos? ¿Cómo pasar de la desesperación de estos días a la esperanza de lo que podría acontecer? ¿Cómo no asumir el grito de nuestra madre tierra de vivir de otra manera para abordar con audacia y responsabilidad lo que vendrá? ¿Cómo asumir la urgencia con los empobrecidos y con las enormes desigualdades? ¿Cómo hacer y compartir la oración en medio de tantos incrédulos hoy? ¿Cómo acoger en nuestra iglesia luego de tanto tiempo cerradas? Si todo lo que vivimos en estos inauditos tiempos se puede convertir en una nueva oportunidad personal, comunitaria, familiar, religiosa e incluso eclesial, todo tendrá sentido. Lo básico es cuidar el alma (nuestra sed de oración y de contemplación) para que no se nos olvide que tendremos que reconstruirnos creativamente. Debemos atrevernos a soñar sin ingenuidades lo que significará salir y asumir el costo de una nueva realidad, porque todo será distinto. Necesitaremos desplegar toda nuestra ternura frente a tanto odio y desamor. Ser imaginativos en solidaridad y en la justicia hasta el extremo.

“Algo nuevo está naciendo y con fuerza va creciendo, en el seno de mi pueblo algo nuevo va naciendo”, como cantábamos en los años críticos de la dictadura. Desde la opresión y la miseria, descubríamos signos de vida sintiéndonos caravana. ¿Cómo no volver a entonarlo hoy? ¿Cómo no descubrir las nuevas semillas que se van desplegando en estos momentos, luego de tanto mercado e individualismo por décadas? ¿Cómo no pensar que la pandemia es una señal de transformación?  

Me atrevería a expresar que estamos convocados a las puertas de una nueva creación, ya que siempre es continua, donde podremos ser co-creadores con todas nuestras debilidades y fortalezas surgidas luego de esta experiencia límite, descubriendo impresionados el sentido de vivir esta pandemia. Todo estará en Cristo, todo será Salvación y todo será Providencia. ¡Bendita vocación a la que estaremos llamados!

 

__

Créditos imágenes

Imagen de Cabecera:
Coronavirus mask and woman portrait. Photo by engin akyurt on Unsplash.

Imágenes de video:
Coronavirus. Photo by engin akyurt on Unsplash. – Cooking. Photo by Kristina Tripkovic on Unsplash.
Man walks on blue background. Valparaíso, Chile. Photo by Ignacio Amenábar on Unsplash.
Man in grayscale. Photo by Ahmed Hasan on Unsplash.

Créditos música video:

Prelude No. 1 de Chris Zabriskie está autorizado la licencia Creative Commons Attribution (https://creativecommons.org/licenses/…).
Fuente:
http://chriszabriskie.com/preludes/
Artista:
http://chriszabriskie.com/

Inscríbete y recibe periódicamente una reflexión desde nuestro Centro de Espiritualidad: