Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Todas las Pascuas en la Pascua… Yo soy la Resurrección

TodaslasPascuasCabecera

Por Hermanas de la Providencia.

El 23 de Septiembre de 1851, después de una vida fecunda entregada al servicio de los más necesitados de su época, muere “la providencia de los pobres” o “el ángel de los presos”, como era conocida Madre Emilia Gamelin en Montreal. Madre Bernarda Morin, una de sus hijas, heredera del mismo fervor, fallecía un 4 de octubre de 1929, casi 80 años después, pero dejando el mismo afecto en el corazón de quienes la conocieron, ante el ejemplo de compromiso evangélico y caridad compasiva.

Ellas, con su fidelidad, han encarnado la Providencia, manifestando la ternura de Dios Padre, presente en el día a día de la historia humana, y demostrando su amor preferente por las y los empobrecidos. Sus vidas han animado a muchas otras y otros, que en distintos lugares, formas y momentos, siguen llevando adelante la misión que ellas iniciaran.

Con especial afecto recordamos aquí nuevamente a Hermana Ester González, quien falleciera el pasado 17 de septiembre, tras una larga y fecunda vida entregada a la Congregación. Ella, siguiendo los pasos de Madre Emilia y Madre Bernarda, también hacía presente la Providencia en medio nuestro, manifestando con ternura el amor de Dios.

Pedimos también a tod@s l@s miembros de la familia de la Providencia que nos antecedieron: Hermanas, Asociad@s, amig@s, bienechor@s y colaborador@s, nos animen desde la Casa del Padre a seguir en pos de Cristo, amando y sirviendo a las y los más necesitados, en espíritu de humildad, simplicidad y caridad.