Por Juan Carlos Bussenius, Coordinador del Centro de Espiritualidad Providencia (CEP).

La famosa proclama con la que se iniciaba el Manifiesto Comunista de mediados del siglo diecinueve decía: “Un fantasma recorre Europa, el fantasma del comunismo”. Parafraseando este escrito podríamos decir: “Una visión recorre el mundo, el espíritu del feminismo”. Un movimiento que ha tenido su relevancia a lo largo de la historia pero que en estos momentos retoma vigencia con situaciones originadas en distintas latitudes y en nuestro país. Un hecho relevante y mediático fue la historia de Harvey Weinstein, el productor de Hollywood que resulto un abusador sexual; una truculenta historia que ha destapado muchas otras realidades y que también han sucedido en Chile. El movimiento feminista “Ni una menos” enciende el despertar y la adhesión. Hace pocos días ha habido marchas, tomas universitarias, casos horribles como de las niñas Ámbar y Sohpie, que tienen en su base el acoso, el abuso, la violencia y la discriminación que han sufrido desde siempre las mujeres.

No voy a entrar a cuestionar los estilos de estos movimientos, que para algunos pueden ser muy combativos o criticárseles por adherir a una “ideología de género”.  Sí, destacar que no es una moda y que puede ser un “signo de los tiempos” que no podemos ocultar, y menos como iglesia, dada la compleja situación en que nos encontramos al respecto. El Papa Francisco en su libro “Diez cosas que el Papa propone a las mujeres” (2018), subraya: “Me preocupa que siga persistiendo cierta mentalidad machista, incluso en las sociedades más avanzadas, en las que se consuman actos de violencia contra la mujer, convirtiéndola en objeto de maltrato, de trata y lucro, así como de explotación en la publicidad y la industria del consumo y la diversión”. Y mirando a la iglesia: “Me preocupa igualmente que, en la propia Iglesia, el papel de servicio al que todo cristiano está llamado se deslice, en el caso de la mujer, algunas veces, hacia papeles más bien de servidumbre que de verdadero servicio”.

En este año que, dados los aniversarios de la Congregación y la Provincia, destacamos a las grandes mujeres Providencia, como son la Madre Emilia, Bernarda y Joseph, es importante no solo agradecer, sino también reconocer su labor en este contexto, no exenta, lo más probable, de dificultades en un mundo de autoridades masculinas. Mujeres de gran temple que se atrevieron a desafiar la cultura y la sociedad de su tiempo, desde la bondad y la amabilidad. De esta manera, nos encontramos con que “la autoridad de la Madre Gamelin siempre está fuertemente controlada por la autoridad clerical (…), ninguna iniciativa le es permitida a esta mujer tan experimentada como generosa, obligada a someterse, hasta los mínimos detalles de administración interna” (Robillard D., 1991). Es factible que la Madre Bernarda dado su gran carácter de organización y liderazgo (Positio, p. 5) se haya encontrado con algunas situaciones al respecto y que la Madre Joseph, como admirable arquitecta en la cultura del Noroeste Americano, se haya enfrentado a contextos, quizás similares. Importante es no juzgar esas realidades desde hoy, pero sí agregar y valorar que en sus apostolados y su entrega tuvieron que asumir, quizá con alguna cuota de inquietud, algunas circunstancias en esta línea. Esto hace valorar su audacia como mujeres desde su sencillez y ternura.

La Providencia se comunica a través de muchas manifestaciones o medios humanos, haciéndose presente con diversos signos en el tiempo y en nuestra época para revelar su voluntad. De ahí, que una mirada lúcida y profunda sobre lo que acontece hoy con estas realidades ayuden a discernir -frente a estas grandes mujeres Providencia- la reflexión, la meditación y la acción que el Espíritu Santo hoy nos pide como mujeres, pero también como hombres creados iguales del amor de Dios. Pueden ser tiempos para soñar y aportar a realidades que claman hoy en día y que tocan desde dentro. Nada es coincidencia todo es Providencia.

_____

Fotografía: Mídia NINJA. Marcha das Mulheres Manaus. 08/03/2017. Manaus (AM). https://www.flickr.com/photos/midianinja/33179913642Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0).