Rosa Rubio - Hogar San José

La Sra. Rosa Rubio, o Rosita como se le llama con cariño y familiaridad entre las Hermanas, es la primera laica en dirigir una obra del Ministerio de Acción Social en nuestra provincia Bernarda Morín. Al respecto, esta Directora hace un alcance para las Hermanas de la Providencia: “tengan confianza en l@s laic@. Nosotr@s  muchas veces podemos llegar a donde ellas no pueden. Debemos confiar que la Providencia de Dios habita en todos lados”.

Rosita tiene el sello de la Providencia, como ex alumna del colegio Santa Clara, pero fue además después Hermana de la Providencia durante 11 años. Su salida de la Congregación no la alejó del carisma ni de la misión, lo que la llevó a trabajar en el Hogar San José desde el año 2006 hasta la fecha.

La obra sirve a 21 abuelitas cuyas edades fluctúan entre los 78 y los 98 años, las que son atendidas por 11 personas, entre cuidadoras de día y noche, encargadas de cocina, aseo y recepción, junto con el apoyo administrativo y técnico entregado por Hna. Esperanza Medina.

Para Rosita, trabajar en el hogar “es una profunda alegría, por el vínculo que tengo con las hermanas. Además, lo hago desde mi experiencia de vida y mi cariño por las fundadoras y la misión que impulsaron”.

Comenta también que una de las alegrías que le otorga su trabajo es poder “ver contentas a las abuelitas, en un ambiente agradable, donde comen bien y sus últimos años los llevan con una mejor calidad de vida gracias al Hogar. Aquí, con los recursos disponibles, se les trata de ofrecer lo mejor”.

 Sin embargo, añade que en el hogar también se pasan penas cuando las abuelitas “están enfermas o cuando por motivos económicos no se les puede entregar todo. Por ejemplo, la casa es fría y no se pueden calefaccionar los dormitorios”. “La estrechez económica es una dificultad permanente que aflige”, indica.

Para paliar en parte los problemas económicos esta Directora tiene pensado elaborar proyectos para conseguir recursos y desarrollar algunas actividades solidarias, como el Plato Único efectuado en abril pasado, que con la generosidad de muchas personas  sobrepasó las expectativas y permitió juntar el dinero para arreglar un problema de abastecimiento de agua caliente. “Todo se hizo por medio de aportes en dinero, especies o tiempo” detalla Rosita” porque algunas personas no tienen dinero pero generosamente comparten su tiempo. El colegio San José nos ayudó, así mismo los colegios de la Providencia, l@s Asociad@s Providencia, matrimonios de la capilla Jesús de Nazaret, Gonzalo amigo del Hogar y algun@s apoderad@s de las residentes. Nos acompañaron también varias hermanas y las abuelitas que pudieron. Todo fue muy lindo, en un ambiente familiar que nos permitió reunir el dinero para lo que teníamos previsto”.

Rosita Rubio está casada con Juan  y es mamá de Anita de 14 años  y Juan Luis de 11, con quienes conforma una familia que vive activamente su compromiso cristiano en la capilla “Jesús de Nazaret” de Lo Espejo.