Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Realizamos encuentro para continuar con el proceso de Discernimiento de obras y comunidades

DiscernimientoCabecera

11 de junio de 2016 – El pasado 14 y 15 de mayo, en el ambiente de Pentecostés, nos reunimos 40 hermanas de la Provincia Bernarda Morin, para continuar un proceso de discernimiento de obras y casas-comunidad, que se ha estado llevando a cabo hace algunos años.

El proceso surge el año 2014, entre este y el 2015 hubo una primera etapa discernimiento, la cual, en palabras de nuestra Hermana María Antonieta Trimpay sp, Superiora Provincial, “ayudó para ir dejando aquello que impide seguir acogiendo estas nuevas llamadas que Dios nos está haciendo como Hermanas de la Providencia, para vivir hoy nuestro carisma y misión providencia”.

El encuentro de mayo fue parte de la segunda etapa de este proceso y sirvió para comenzar a examinar las situaciones, obras y casas-comunidad, más concretamente. Se consultó sobre tres situaciones: la reconstrucción de la Iglesia, la misión en Comodoro Rivadavia y casa-comunidad en Santa Rosa, es decir, la residencia de las Hermanas.

“Lo que queremos hacer, siguiendo el espíritu y la visión del Equipo de Liderazgo”, indica nuestra Superiora Provincial, “es estar conscientes de que estamos en un espacio sagrado donde podemos dialogar, donde podemos escucharnos, para discernir a qué estilo de vida y presencia providencia Dios nos está llamando hoy para vivir nuestro carisma y  misión. Es por ello que la consulta a las Hermanas nos sirve como Liderazgo Provincial para tomar decisiones, con el deseo de que sean las mejores y buenas decisiones”.

Lo que más se rescató de lo vivido durante el encuentro fue la conversación, realizada en un ambiente de respeto y co-responsabilidad en las decisiones que se toman como provincia.

Se le consultó a Hermana María Antonieta si en la reflexión comunitaria que vivieron, y a partir de la necesidad de dar continuidad a la misión en la Espiritualidad y el Carisma del Instituto, se planteó el tema de las/os laicos en la Provincia, particularmente de las/os Asociadas/os Providencia. Al respecto, nuestra Hermana compartió que, en relación a las residencias, a los lugares físicos, “eso compete más que nada a las hermanas. Por ejemplo, Santa Rosa no tiene una incidencia como tal en la misión del colegio; ahora nos preguntamos cuál va a ser nuestra presencia como hermanas en esa obra y eso es justamente lo que abordamos, pues nuestra presencia hoy va a ser diferente a la que tuvimos años atrás, cuando vivíamos allá y teníamos asegurada la presencia física; ahora se nos plantea una nueva manera de ser presencia y ese es un tema que nosotras tenemos que seguir reflexionando: cómo la entendemos cada una, y qué queremos decir cuando decimos ser presencia providencia en las obras”.

“En algunas obras ya hemos dejado la parte administrativa”, continua nuestra Superiora, “para ir viviendo lo esencial de nosotras, ser presencia Providencia. En cuanto a las/os Asociadas/os Providencia, específicamente en Comodoro Rivadavia, nosotras vemos que son una fuerza en el Carisma, sin olvidar su autonomía. Lo que nosotras compartimos en nuestro diálogo es la riqueza del Carisma compartido, el cual vemos que se seguirá viviendo en ellas/os, lo que asegura la presencia Providencia en este lugar, donde ellas/os ya son las/os protagonistas. Y como el Carisma no está encerrado en las hermanas, sino que muchas personas han recibido este don de ser manifestación de Dios Providencia,  nosotras tenemos que  dialogar con ellas/os, para ver cómo podemos juntos-juntas colaborar en la misión providencia”.

Para concluir, Hermana María Antonieta hace una invitación a todos/as quienes son parte de la Provincia a que “nos acompañen con sus oraciones, porque todas/os de alguna manera estamos colaborando en esta misión Providencia. Desde el 2015 hay personas que saben que estamos en este proceso, por lo tanto, nuestra responsabilidad como Hermanas es compartir con ellas acerca de en qué etapa estamos, pero eso será de a poco y en la medida que vamos siendo más consistentes en nuestras decisiones”.

El desafío entonces es seguir acogiéndonos al Espíritu, pues todas las obras y casas-comunidades en algún momento van a ser consultadas; esta conversación iniciada tiene que seguir su curso, en espíritu de escucha y diálogo contemplativos, para que fortalecidas en la oración y discernimiento, seamos capaces de dejar ir muchas prácticas que se hacían anteriormente, las que vivimos desde nuestras convicciones y  afecto. Por ello, tenemos que seguir orando para estar preparadas y dejar surgir esta vida nueva que Dios nos quiere regalar hoy.