El 30 de abril partió al encuentro del Padre nuestra querida Hna. Luisa Cáceres. Los funerales de Hna. Luchita, como se le conocía con cariño, se realizaron en la Capilla de la Comunidad Bernarda Morin el 2 de mayo, hasta donde llegaron muchos amigos y familiares que dieron testimonio de la vida sencilla y amable que vivió nuestra hermana.

En el Hogar de Ancianas Providencia de Valparaíso también se quiso recordar y despedir a Hna. Luchita, con una liturgia realizada el 1 de mayo.

A continuación, compartimos la necrología leída durante la ceremonia funeral:

NECROLOGÍA DE HERMANA
OLGA INÉS CÁCERES VENEGAS (448)
LUISA DE JESÚS
30 de Abril de 2019

“Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo”.
Mt. 25, 34.

El 4 de agosto de 1929 nació Olga Inés Cáceres Venegas. Ingresó a la Congregación el 17 de agosto de 1950 y en noviembre de 1951 inició su noviciado, recibiendo el nombre religioso de Luisa de Jesús, que tanto la marcaría, pues su espiritualidad tenía el sello de la unión con Jesús, a quien se encomendaba constantemente y cuyo nombre tenía a flor de labios, con familiaridad y profundo amor.

Para nosotras, sus hermanas, era “Luchita”, diminutivo cariñoso que la reflejaba de cuerpo entero, pues era una mujer sencilla, de corazón agradecido, que hacía mucho y de manera significativa, sin ningún aspaviento o espera de recompensa por ello.

Desde su profesión perpetua el 28 de marzo de 1958, trabajó con diligencia en labores domésticas, las que la mantuvieron activa hasta muy avanzada edad. Algunas de sus misiones fueron: el Hogar Sagrado Corazón de Buenos Aires, el Provincialato, la Providencia de Linares, Providencia de Ovalle, Casa de la Providencia de Valparaíso y Providencia de La Serena.

Además, por años fue parte del Ministerio de Acción Social de nuestra Provincia, sirviendo con profunda abnegación y esmero a las ancianas a su cargo, a las que prodigaba los mejores cuidados, demostrando tener un especial carisma para trabajar con personas de la Tercera Edad. Su paso por el Hogar de Ancianas Providencia de Valparaíso, la antigua Casa de Ancianas de la Providencia de La Serena y el Hogar San José, donde trabajó hasta diciembre del año 2017, dieron prueba de ello.

Producto de algunos problemas de salud, y del cuidado de Nina, una de sus hermanas de familia, quien falleció con nosotras, tuvo que pasar algunas breves temporadas en la Comunidad Bernarda Morin, ocasión en que, diligente como era, iba al Comedor Emilia Gamelin a compartir con quienes asistían una palabra de consuelo, darles la bendición o simplemente escuchar lo que le contaban, felices de que una monjita estuviera con ellos.

Hermana Luisa fue una religiosa de fe profunda, que vivió las virtudes de una Hermana de la Providencia: humildad, simplicidad y caridad. Tuvo una larga y fecunda vida entregada a Dios, reflejada en su dedicación a la misión y su compromiso con la Congregación, comunidad y familia, siendo de esas personas que al recordarlas evocan espontáneamente simpatía y gratitud.

Querida hermana Luchita, gracias por tu testimonio de vida.

DESCANSA EN PAZ Y ORA POR NOSOTRAS.