Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Devoción Congregacional a Nuestra Madre de Dolores

doloresCabecera

Por Hermanas de la Providencia Internacional.

La historia cuenta que Monseñor Ignacio Burget, Obispo de Montreal, en su deseo de llevar religiosas a su Diócesis, visitó Francia para solicitar a las Hijas de la Caridad  que abrieran una  misión allá, con la finalidad de perpetuar las acciones caritativas impulsadas por la Sra. Emilia Gamelin. Las Hermanas no pudieron acceder al pedido, sin embargo, durante este viaje ocurrió un suceso muy importante, cuando una desconocida se acercó a Monseñor Bourget, después de la celebración de la Santa Misa en la Catedral de Chartes, pidiéndole aceptara siete coronas de Nuestra Señora de los Dolores.

Más tarde Monseñor Bourget entregó estas siete coronas a las siete primeras profesas de la comunidad, entre las que se contaba Emilia Gamelin, inspiradora de la Obra y primera superiora de la Comunidad, quien mantenía desde antes una profunda devoción por la Virgen de Dolores, la que era su fuente de consuelo ante las dolorosas perdidas que había experimentado con el fallecimiento de su familia.

Tiempo después, en julio de 1847, se estableció en la Congregación la tradición de prender en las Comunidades 7 cirios en honor de Nuestra Madre de Dolores, voto que las Hermanas efectuaron ante una epidemia de tifus que estaba diezmando tanto a los huérfanos como a las mismas religiosas que trabajaban  atendiéndoles en el Hospicio de Sain-Jerôme y el alberge de la Pointe Saint- Charles, lo que hizo temer por el futuro de la incipiente Congregación. Gracias a la fe, en palabras de Monseñor Bourget, muchas Hermanas sanaron y también  llegaron nuevas vocaciones a reemplazar a aquellas que habían muerto.

Entre julio de 1947 y marzo de 1948 las Hermanas de la Providencia acogieron a 650 huérfanos irlandeses enfermos de tifus: 332 murieron de la enfermedad, 180 fueron adoptados y 130 muy enfermos o discapacitados, se quedaron al cuidado de las religiosas.

 (Fuente: Página de Facebook de SP-Internacional)