27 de junio de 2017El pasado 16 de junio realizamos un nuevo encuentro del proceso de Discernimiento y Revisión de Obras y Casas-comunidad (RDOC), cuyo objetivo es servir como apoyo en el actual momento de transición que experimenta la vida religiosa a nivel mundial y en nuestra Congregación, buscando así elementos que nos ayuden a tomar mejores decisiones para la vida de nuestra Provincia Bernarda Morin.

Esta vez, correspondió participar activamente en la jornada a nuestras hermanas de la Zona Centro. El encuentro fue facilitado por Ana María Díaz, trabajadora social con experiencia en este tipo de procesos en otras comunidades religiosas. “Lo que hacemos es favorecer que este trabajo de reflexión y discernimiento sea hecho con mucha paz por parte de las hermanas, con comprensión del momento que vive la vida religiosa y la Provincia, y también con unidad”, señala Ana María respecto a su labor.

La actividad, tal como en los encuentros anteriores de otras zonas, fue muy provechosa, pudiendo las hermanas compartir en torno a este tema, expresando su opinión muy abiertamente. “Las hermanas han hablado con toda sinceridad de las cosas que les duelen, que les preocupan, que les angustian y que se interrogan”, indica la facilitadora, “todo dentro de un contexto de apertura. Tratan que esto sea vivido entre ellas muy fraternalmente, y esto es lo que más me ha impresionado, ya que es un proceso que afecta a toda la vida religiosa, pero no todas las congregaciones reaccionan igual”.

Para esta trabajadora social, que cuenta con experiencia en la Pastoral Social y ha colaborado con la Diócesis de Santiago, nuestras hermanas se caracterizan por su esperanza en el futuro: “No he escuchado a ninguna decir que debido a las dificultades esté deprimida. Mantienen su confianza en la Providencia. Claro que cuentan que algunas cosas les duelen, pero no de una manera tormentosa. No hay sentimientos tormentosos al respecto y eso me parece altamente positivo”.

En esta ocasión, en el encuentro zonal también participó María Fernanda Apablaza, Pre-Novicia que actualmente comparte en la Comunidad San José. Para ella, este proceso se vive de manera muy distinta, “ya que recién va naciendo mi vida religiosa», indica.

“Comenté en el encuentro que me sentía muy feliz por lo que elegí, pero con un alto grado de responsabilidad al ver la realidad de la Provincia”, añade María Fernanda, “pero escuchar a las hermanas mayores te da fuerza para seguir este camino que no es fácil. Es algo muy bueno y enriquecedor”.

El comité del RDOC, además de contar con la colaboración de Ana María Díaz, se encuentra integrado por nuestras hermanas Ana Georgina Rozas, María Angélica Alvear y Liliana Contador.

Agradecemos a la facilitadora y a nuestras hermanas participantes de todos los encuentros zonales del RDOC por hacer de esta iniciativa una instancia altamente beneficiosa.