Quienes_somos

Ser rostro humano de este Dios Providencia es ponerse al servicio del amor compasivo, en una solidaridad profética con los pobres. Para las Hermanas de la Providencia, los pobres son las personas cuyas necesidades no son satisfechas, las víctimas de injusticia, rechazadas, marginadas y sin voz. Esto exige que seamos creativas en el uso de los talentos que Dios nos ha dado, de manera que toda la creación pueda reconocer el amor de Dios a través de nuestras acciones. Dios nos invita a ser caritativas y responsables para con la vida.

Siendo mujeres Providencia, nos comprometemos como trabajadoras sociales, voluntarias, enfermeras, profesoras, acompañantes espirituales o implicadas en la defensa del medio ambiente, según los lugares donde estamos llamadas a servir, confiando en que cada una de nuestras acciones sea signo de esperanza y vida nueva.

Conoce más de nosotras: