Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Sobrevivir en tiempos de resurrección

Por Juan Carlos Bussenius, coordinador del Centro de Espiritualidad Providencia.

Marco Antonio de la Parra, psiquiatra, escritor y dramaturgo chileno, fue entrevistado hace pocos días por un medio digital. Decía: “Entre el 18 de octubre y el Covid-19 hay un cambio muy importante. El estallido social tenía un elemento de esperanza mezclado con perturbación y miedo. Pero estaba la posibilidad de que todo esto tuviese algún sentido. Mientras que con este virus el tema es sobrevivir”. 

¿Exagerado? ¿Tremendista? ¿Desmedido? Cada uno de nosotros, sin duda, tendrá su opinión, dependiendo de la experiencia que tenga en este tiempo. En lo que sí puede haber un consenso, es que este tiempo de cuarentena es complejo. Nunca imaginamos que íbamos a estar recluidos en nuestras casas por tanto tiempo, viviendo entre temores y fragilidades. Podemos ir normalizando esta situación de alguna manera, dependiendo de nuestros anticuerpos físicos, psicológicos y espirituales. Sin embargo, a estas alturas, “cada uno vive como puede” y a veces de buena o mala manera reaccionamos, dependiendo de nuestra capacidad de resistencia y de equilibrio. Estamos los que tenemos la suerte de disponer de varios lugares en las casas y nos podemos refugiar más o menos tranquilos. Sin embargo, los que no lo pueden hacer, agregando problemas económicos o de otra índole, comienzan a estar cada vez más sensibles, donde la agresividad y la rabia surgen como una reacción de defensa instintiva cuando nos sentimos amenazados.

No obstante, estamos los cristianos viviendo un tiempo litúrgico que denominamos “pascual”. Es la simbolización de “pasar de una experiencia a otra”. Un paso a otra realidad, pero con la vivencia de lo anterior. Esto lo representamos con la profunda imagen de Cristo Resucitado, pero con las heridas de la pasión. Es ingenuo expresar: “borrón y cuenta nueva”. El misterio más grande de nuestra fe asume, redime y resignifica la muerte y el dolor.  Nos invita a colocar la realidad triste de hoy con significados nuevos. Como decía en otro artículo, por nuestra espiritualidad podemos decir, más que nunca, que lo que vivimos no es accidental. Hay una profunda sabiduría que ilumina nuestra actual fragilidad, con un Cristo triunfal que clama por preservar lo más humano y, por lo tanto, más divino. No es casualidad que echemos de menos los vínculos y existan ahora personas que sacan lo mejor de sí, dando la batalla en los centros de salud. O los que mantienen la paciencia e incluso la alegría en estos tiempos de cuarentena. Es normal que tengamos bajones, lo anormal es cuando nos quedamos pegados en ellos. La Providencia nos urge a levantarnos y caminar de nuevo. Se trata de sobrevivir en tiempos de resurrección. 

En este contexto, podemos encontrar cómo la palabra de Madre Bernarda nos sigue iluminando. Ella decía: “En la ciudad del Amor Divino se ora, se sufre, se combate, se trabaja en unión y conformidad con la santa y adorable voluntad de Dios, a quien se adora y se ama sobre todas las cosas” (Cartas Circulares N.º 18). Es la experiencia madura de una fe, que hoy, es más que nunca necesaria. 

Es fácil o más adecuado sentir, orar y expresar nuestra fe en la resurrección cuando todo parece estar bien, pero puede ser ilusorio, ya que vivimos, en realidad, tensionados por la muerte y la vida, como expresaba Madre Bernarda en la cita anterior. La Buena Noticia que acabamos de celebrar hace pocos días es que Cristo ha resucitado y será nuestro destino. Sin embargo, en este mundo nos toca afrontar la luz de este misterio, en medio de oscuridades como las actuales. Hoy toca encender nuestra alma permanentemente y, si se apaga, se prende de nuevo, para seguir caminando en medio de las sombras de esta pandemia. Esto es madurar en la fe. Puede ser un buen aprendizaje de sobrevivencia en tiempos de resurrección. Al final de esta senda, todo tendrá sentido, aunque ahora estemos en el momento más oscuro, pero sabemos por la resurrección, que siempre surgirá un nuevo día.

 

__

Créditos imágenes:

  • Caves at sundown. Photo by Bruno van der Kraan on Unsplash.
  • Marco Antonio de la Parra, Chilean writer. De la Parra en 2013. Marca Chile. Imagen de Chile es altamente valorada por sus ciudadanos. CC BY-SA 2.0.
  • Madre Bernarda Morin, archivo de la Provincia Bernarda Morin.

Créditos música:

Inscríbete y recibe periódicamente una reflexión desde nuestro Centro de Espiritualidad: