Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

La Solidaridad como responsabilidad hacia el otro

SolidaridadCabecera

Por Carolina Baeza, estudiante para el servicio de
acompañamiento y escucha del Centro de Espiritualidad Santa María.

Culturalmente la palabra a Solidaridad tiene dos significados. El que predomina hace referencia a la ayuda del rico hacia el pobre, el que tiene hacia el que no tiene. En este caso la solidaridad sería considerada como un acto de buena voluntad, no se consideraría como un imperativo ético.

El segundo significado de la solidaridad es la expresión humana de la responsabilidad social del individuo y de la sociedad con el otro. Aquí la solidaridad se considera como una exigencia humana, ya que todo individuo es un ser social y es parte de una sociedad. Vivir es convivir. No en una condición espacial sino en una condición de relación con el otro.

En este segundo sentido la solidaridad no es un acto puntual de generosidad sino es un imperativo ético, una obligación moral.  El centro no es el donante, sino la humanidad que se crea como espacio común entre todos.  La solidaridad no es tender la mano desde arriba hacia el que se encuentra abajo, sino que se estrecha la mano del otro desde un reconocimiento de la igual dignidad. La solidaridad no consiste en dar lo que a uno le sobra, sino en una profunda expresión de  AMOR.  Es decir, hacer del otro un prójimo, un cercano.

San Alberto  Hurtado, inspirador del mes de la solidaridad escribió: “Cristo se ha hecho nuestro prójimo, o mejor, nuestro prójimo es Cristo que se presenta a nosotros bajo una u otra forma, preso en los encarcelados, herido en un hospital, mendigo en las calles, durmiendo en la forma de un pobre bajo los puentes de un río. Por la fe debemos ver en los pobres a Cristo, y sí no lo vemos es porque nuestra fe es tibia y nuestro amor imperfecto”. Por consiguiente, la verdadera devoción no consistirá solamente en buscar a Dios en el cielo o a Cristo en la Eucaristía, sino también en verlo y servirlo en la persona de cada uno de nuestros hermanos.

Esta comprensión de la solidaridad tiene mucha profundidad y nos recuerda cuando Dios le dijo a Caín ¿Dónde está tu hermano Abel? (Gen 4, 9).

El concepto de Solidaridad significa en definitiva preocupación por el otro, hacerse cargo del otro, es un asumir los interés del otro y hacerlos propios. La solidaridad no se traduce en un acto o gesto, sino que es un modo de relacionarse con el otro desde el amor, con una actitud de escucha y, por sobre todo, en una actitud de humildad para recibir al otro.

En un sentido aún más profundo, la solidaridad es una obligación moral, ya que es parte de la conducción humana, porque nadie se realiza sólo, sino que nos realizamos en el nosotros. La dependencia de los demás es parte de nuestra conducción como seres humanos, nos necesitamos.  Así que si uno no es solidario, entonces es un solitario, encerrado en sí mismo, porque es en esa apertura al otro donde se va a encontrar la realización del Yo.

La solidaridad se construye en la experiencia de estar con otro y se hace realidad cuando yo comparto, en mi entrega al otro, es decir, en un “darse”. En considerarse responsable frente a lo vulnerable que puede ser la conducción humana, estando disponible frente a las necesidades ajenas. En tener interés por el otro, formar parte de la vida del otro. En estar dispuesto a compartir, no sólo recursos materiales, sino recursos humanos como tiempo, acogida, creatividad, concejo, etc.

La solidaridad bien entendida está entré el amor y la justicia.  La justicia conoce los derechos y cumple los deberes, y el amor es entablar relaciones con el otro. En definitiva, la solidaridad es la negación del paternalismo que considera al otro como inferior y condena al otro a una eterna dependencia.

Imagen: Egyptian Solidarity Convoy to Gaza. Por Gigi Ibrahim. Origen. Licencia CC: Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0).