En la reunión mensual de sacerdotes y diáconos permanentes de Valparaíso se presentó al nuevo Consejo Diocesano para la Prevención y Acompañamiento de Víctimas, el que está compuesto por siete personas, entre ellas, nuestra hna. Mariana Peña.

El Consejo reúne a hombres y mujeres, consagrados y laicos, cada uno con reconocida experiencia y especialización en sus disciplinas. Las funciones del Consejo, a grandes rasgos, implican recibir las denuncias, derivarlas a los organismos correspondientes dentro de la iglesia, y, de ser necesario, instar y acompañar a la víctima a realizar la denuncia civil. También entregar acompañamiento psicológico a las víctimas y comunidades dañadas, y dar formación en prevención de abusos.

“Estamos trabajando fuerte para tener reglamentos, protocolos y líneas propias para la diócesis”, detalla hna. Mariana, quien en el Consejo es acompañada por siete personas, entre ellas el presidente de la entidad, Walter Sánchez, Profesor de Filosofía y Doctor en Ciencia Política. La labor central de nuestra hermana será recepcionar las denuncias en la diócesis, además de ser la responsable de conformar el equipo de terapeutas que darán acompañamiento.

“Esta iniciativa es parte de las nuevas semillas que la iglesia quiere depositar en tierra bien abonada de denuncias y dolor. Me parece maravilloso que podamos transparentar y gestionar que los procesos se vivan en conciencia”, comenta hna. Mariana, “es decir con transparencia y responsabilidad como Cristo lo haría, además como todo profeta, denunciando y anunciando”.

“Es una tarea de todos, pero es bueno tener un consejo cuya función sea promover ambientes sanos y seguros, y mostrar de alguna manera el rostro misericordioso de Dios que te acoge”, concluye nuestra hermana.