Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 13:30 hrs. y de 14:30 a 17:00 hrs.

Despedimos a nuestra querida Hna. Evangelina Quidel

En la madrugada del 13 de diciembre partió a la amorosa presencia del Padre nuestra querida Hna. Evangelina Quidel, quien falleció a los 85 años, contando con 67 años de consagración religiosa como Hermana de la Providencia.

En unión y comunidad, agradecimos en la capilla de la Comunidad Bernarda Morin por la vida de servicio de nuestra hermana, lugar elegido para desarrollar la Misa funeral el 14 de diciembre por la mañana.

La ceremonia fue presidida por el Pbro. José Casali, quien fue acompañado por el P. Raúl Allimant, sacerdote franciscano.

La misa fue transmitida por internet, pero lamentablemente contó con algunos problemas técnicos. Por ello, se encuentra aún disponible sin problemas de audio o video en el canal de YouTube de la Provincia utilizado para las transmisiones en vivo: Transmisión Misa funeral Hna. Evangelina Quidel

A continuación, compartimos la necrología de Hna. Evangelina, leída durante la ceremonia funeral por Hna. Jaquelina Juárez, secretaria provincial:

NECROLOGÍA DE HERMANA
JUANITA QUIDEL PARRA

(454)

13 DE DICIEMBRE DE 2020

“Todo lo puedo en Aquel que me fortalece”. Fil. 4,13.

_____

El 13 de diciembre, en la comunidad Bernarda Morin, partió a la casa del Señor nuestra querida Hermana Juanita Quidel Parra, a los 85 años, 4 meses y 4 días de edad y 67 años, 2 meses y 27 días de vida religiosa.

Hablar de hermana Juanita, más conocida como madre Evangelina, es hablar de una mujer fuerte, valiente, trabajadora, abnegada y perseverante. Fue una hermana sencilla, que se entregó por completo al servicio de la misión y que aceptó serena y confiada en la Providencia de Dios.

Un ejemplo de esto fue la paz con la que vivió en la comunidad Bernarda Morin, después de que el año 2007 sufriera un gravísimo accidente vascular, luego del cual tuvo que aprender a hacer todo de nuevo, desde hablar hasta aprender a manejar la silla eléctrica con la que pudo desplazarse sin dificultad. Lejos de desalentarse, hizo gala de una gran fuerza de voluntad, para trabajar con tesón día a día en su difícil y lenta recuperación.

Hermana Evangelina nació en Temuco el 9 de agosto de 1935. Entró a la comunidad, junto a Dolores Quidel, su hermana de sangre, el 15 de marzo de 1953, año del centenario de la Congregación en Chile, e ingresó al noviciado para la Fiesta de Nuestra Señora de Dolores de ese mismo año. El 2 de abril de 1955 hizo su profesión temporal y el 8 de abril de 1960 la profesión perpetua.

Estuvo presente en diversas obras de la Provincia: Vicuña, Linares, Valparaíso, Limache; gran parte del tiempo en labores del Ministerio de Acción Social.

Su carácter recio, la dedicación en lo que se proponía y la ternura con que atendió siempre a las personas que la rodearon, particularmente a los niños que por años tuvo a cargo en el Hogar San Vicente de Paul de Limache, y que de adultos continuaban visitando a hermana Evangelina en la comunidad Bernarda Morin, permitieron hacer crecer en ella a una hermana muy querida y sensible al sufrimiento humano. El sentido de humor la acompañó hasta el final de sus días y la hizo muy querida entre el personal de salud que la atendió sus últimos años. De manera muy especial agradecemos a la Sra. María Elena Araya por su dedicación y cariño.

Evangelina fue una hermana en la que se podía confiar; que quiso mucho y se hizo querer y que, en su ancianidad, acrecentó su intimidad con el Señor y dejó aflorar la paz interior que albergaba en su noble corazón.

Hermana querida, en tu despedida te encomendamos a nuestra Madre de Dolores y te decimos:

Descansa en paz y ruega por nosotras.