Sitio web de la Provincia Bernarda Morin - Chile

Hermanas de la Providencia

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Hermanas de la Providencia

Casa Provincial:

+ 56 2 2205 5947 comunicaciones @providenciasp.cl

Casa Provincial:

Terranova 140, Providencia, Santiago, Chile.

Casa Provincial:

Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.

Coordinadora nacional AP escribe sobre la reciente Asamblea de Asociadas y Asociados Providencia

Por Elizabeth Farías Navarro, coordinadora nacional AP.

En la tarde del sábado 26 de septiembre, con la gracia de Dios Padre Providente, tuvimos un hermoso reencuentro por vía Zoom los Asociados y Asociadas Providencia de la Provincia Bernarda Morin, Chile-Argentina. Esta asamblea estuvo marcada de alegrías y emociones por volver a compartir y saber de las diversas comunidades que componemos la Provincia Bernarda Morin, desde el norte al sur del país, y con la valiosa participación de nuestros hermanos argentinos. Contamos con la presencia de 68 participantes en total, entre APs y Hermanas de la Providencia.

En primer lugar, recibimos el saludo de la superiora provincial, Hna. María Antonieta Trimpay, con unas profundas y espirituales palabras que nos emocionaron y nos llamaron a vivir en la unidad en estos tiempos difíciles, a responder las necesidades de hoy como lo hubiese hecho Madre Emilia Gamelin y a participar con fidelidad a nuestra misión Providencia.

Posteriormente recibimos el saludo de nuestra hermana acompañante, Hna. Gloria García, quien nos recordó hermosas palabras de Madre Emilia en sus cartas dirigidas a las hermanas de su tiempo. Hna. Gloria expresó también su alegría de compartir con los AP esta hermosa misión de ser la cara visible de Dios Padre Providente en mundo de hoy, con el carisma y espiritualidad Providencia.

Continuando con el encuentro invitamos a unirnos en oración fraterna para pedir la bendición a Dios Padre Providente y entregar nuestras necesidades, donde destacamos las fechas significativas de la Madre de Dios en septiembre. También recibimos el Evangelio del día y su reflexión de amor y compromiso, y elevamos nuestras oraciones en estos difíciles momentos de pandemia, pidiendo por los enfermos de nuestras comunidades, país y el mundo entero; en especial por nuestras/os Asociadas/os que han sufrido la partida de sus seres amados, teniendo en consideración profunda a la asociada Sra. Herta Sandoval , para que Dios Padre Providente la fortalezca en estos momentos de gran tristeza ante la repentina partida de su amada hija Karina.

Nuestra asamblea tuvo cuatro puntos esenciales: la rifa del año 2020, que fue suspendida hasta el año 2021 por la situación que se vive en el mundo. Lo que fue muy bien acogido por toda la asamblea. También se invitó a cada comunidad a realizar en forma libre y como les sea más beneficioso su renovación de compromiso 2020.

Además tratamos el tema del Congreso Internacional Canadá 2021. Con fecha fijada del 3 al 8 de mayo. Este congreso es un encuentro muy esperado para todos los Asociados/as Providencia, y pedimos que con la ayuda de Dios Padre y Madres Emilia, Bernarda y Joseph, se pueda realizar en forma presencial. De no ser factible, las hermanas nos comunican que se contempla “la posibilidad de realizar un encuentro virtual con una agenda que será adaptada para este tipo de evento”. Confiamos plenamente en la Providencia y aceptamos los designios de Dios.

Por último, tratamos el punto de la renovación de la directiva, lo que la asamblea consideró que no era apropiado conversar en este momento y determinó se tratara después del congreso.

Quiero agradecer a Dios Padre Providente por este lindo encuentro que nos alimenta el alma y renueva los lazos fraternos entre todos las AP y las Hermanas de la Providencia. Esto nos insta a seguir con esta hermosa misión de ser Providencia en nuestros tiempos, siguiendo el ejemplo de las Madres Fundadoras en su espíritu de servicio y entrega, haciendo vida el evangelio, sin intereses mezquinos, sino solo con el amor de Dios Padre providente, porque: “Dios es amor, y el amor todo lo puede”.