Con la alegría de Cristo resucitado el Colegio Providencia de La Serena dio cierre a una Semana Santa llena de reflexión, recogimiento y felicidad. En las actividades participaron tanto las estudiantes como los profesores, asistentes de la educación, apoderados y apoderadas.

Durante el Domingo de Ramos fue el Padre José Tapia el encargado de realizar la oración para recibir a Jesús y la bendición de ramos de toda la Comunidad Educativa. El Padre junto a nuestra Hna. Mónica Campillay recorrieron los pasillos del colegio entregando su bendición.

Luego se conmemoró la Última Cena en una misa presidida por el Padre Rodis Christensen, donde cada curso llevó pan y uvas para compartir en la mesa junto a Cristo. La directora del establecimiento, Sra. Daisy Opazo, junto a Hna. Mónica realizaron, en un símbolo de humildad, el lavado de pies a los doce apóstoles representados por estudiantes, profesores, asistentes de la educación y apoderadas.

El día jueves se reunió toda la Comunidad Educativa para revivir las estaciones del Vía Crucis. En esta oportunidad cada estación fue preparada por un grupo de funcionarios de manera especial, más cercana a la realidad e intereses de nuestras estudiantes.

Para finalizar, este lunes se celebró la resurrección de Jesús en una jornada llena de felicidad, donde se invitó a la Comunidad Educativa a reflexionar sobre las cosas que cada persona quiere ir dejando atrás, “para resucitar en alguien mejor, y dejar el peso de nuestras cruces mucho más liviano”, indicaron desde la institución.

De esta manera, el Colegio Providencia de La Serena vivió una Semana Santa llena de esperanza y de espiritualidad, para seguir fortaleciendo nuestra fe en Dios Providencia y para cada día ir mejorando como personas comprometidas con la fe en Cristo.

Fuente: Comunicaciones Colegio Providencia de La Serena. www.colegioprovidencialaserena.cl.